Anzuelo


En un intento por sacar hasta el último pedazo de hilaza, metió un anzuelo a su boca para intentar tomarlo. Fallando, tras varios intentos, quedó tumbada en el suelo. Pasarons varios años y aún con las marcas de las cortaduras de aquel intento, el pedazo salió deslizándose ligeramente hasta posarse en su mano y desaparecer por completo. El sol salió detrás de las nubes y las lágrimas se derramaron para luego ver crecer flores en el jardín.

Advertisements

Proyecta tu opinión

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s