Entre sus recuerdos amontonados, sacó uno en el cual pudo ver su profunda alegría. Temía ya no volver a encontrarse una sonrisa en su rostro, así que escupió el suelo y se concentró para que su boca respondiera. Intentó por un largo rato y haciendo varios gestos, sus labios comenzaron a jalarse hacia arriba como si lo hubiesen hecho dos hilos en cada extremo. Después de un tiempo su sonrisa poco creíble le hizo sonreír tanto que le provocó carcajearse hasta llorar.

Advertisements

Proyecta tu opinión

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s