Con un gran sal…


Con un gran salto se hizo notar. Fue repentino el movimiento que le hizo menear sus cabellos descuidados y su sucia piel. Mi hermano, en ese entonces pequeño, se deleitaba al verle. Con unos segundos bastó para luego imitarle. Brincaba y brincaba moviéndose casi tal cual. Reímos.

-G.

Advertisements

Proyecta tu opinión

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s